Las 5 causas principales de incendios domésticos

13 de abril de 2021

Nuestro hogar es el lugar en el que habitualmente nos sentimos más protegidos y donde encontramos la paz y el descanso tras las largas jornadas de trabajo, pero ¿qué ocurre cuando nuestra propia casa es un potencial espacio para sufrir incendios domésticos?

Muchos de nuestros hábitos e incluso los aparatos electrónicos que tenemos en casa, constituyen un peligro para nuestra protección contra incendios. De hecho, según el último informe publicado en 2020 por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) con el objetivo alertar de los incidentes relacionados con el fuego en viviendas, en el año 2019 los incendios domésticos se cobraron la vida de 125 personas, 29 víctimas más que en 2018.

Principales causas de incendios domésticos

La electricidad

El sobrecalentamiento de enchufes, tomas de corriente y los fusibles fundidos pueden iniciar un incendio. Hay que poner especial atención a los aparatos de calefacción y su colocación dentro de la casa.

Recomiendación: Instala disyuntores.

¿Qué son? Un disyuntor es un interruptor automático que corta el paso de la corriente ante determinadas circunstancias para proteger a las personas y los dispositivos eléctricos.

Además, te recomendamos supervisar con regularidad el cableado de la casa para descartar cualquier posible señal de alerta que conduzca a un cortocircuito. Fuentes lumínicas como las tradicionales luces del árbol de Navidad pueden ser el origen de un corto circuito, con el problema añadido de que pueden inflamarse si se sitúan cerca de una fuente de calor.

 

Cigarrillos

La mayoría de los incendios originados por cigarrillosse producen al no apagar de manera correcta el pitillo o bien por despistes y un uso inadecuado del cenicero.

Recomendación: Si en tu hogar no consigues ganar la guerra contra el tabaco, procura que los fumadores utilicen ceniceros de gran tamaño e ínstalos a que se aseguren de que el cigarrillo está correctamente apagado. Puedes  colocar ceniceros con un poco de agua que garanticen la extinción total del humo.

 

Líquidos inflamables

A menudo almacenamos en casa productos combustibles que deben ser objeto de una gran atención a la hora de su manipulación y almacenamiento. En ocasiones, esta falta de cuidado se debe al propio desconocimiento pero productos como pinturas, lejía, gasoil o pegamentos deben estar debidamente conservados.

Recomendación: Evitar el almacenamiento de productos inflamables cerca de fuentes de calor que puedan propagar rápidamente un incendio o la inhalación de gases tóxicos.

 

Velas

La colocación de velas, a menudo con la intención de dotar de un ambiente cálido en una cena con amigos, puede acabar en tragedia. Sólo es necesaria una pequeña llama para que de en un soplo de aire el fuego se propague avivado por un producto combustible o al prender en una cortina.

Recomendación: Asegúrate de que dejas colocadas las velas en una superficie estable y sólida. Evita que los niños tengan acceso a ellas y aléjalas de materiales como el papel o las telas, que son materiales de combustión rápida. En general, evita que los pequeños de la casa consideren el fuego como parte de sus juegos. Mantenlos alejados de los encendedores o los fósforos y edúcales al respecto.

 

La cocina

Una buena parte de los incendios que se producen habitualmente en el hogar suceden en este espacio. En este lugar suelen conjugarse varios elementos y factores de alto riesgo para que se origine un incendio: productos inflamables, fuentes de calor, salpicaduras que caen sobre el fuego, multitud de electrodomésticos, etc. Para este tipo de llamas suele ser muy aconsejable la utilización de mantas ignífugas. Su uso es muy sencillo y puede evitar que el incendio se propague sin control. 

Áticos, sótanos y garajes son también espacios susceptibles de ser foco de incendios por el tipo de elementos que en ellos se almacena y el estado de conservación que presentan en ocasiones los cables y cajas eléctricas de estas estancias.

RecomendaciónFíjate bien en el cableado de todos tus aparatos en la cocina y revisa que no estén sueltos o dañados. No eches agua sobre una sartén en llamas. Coloca un trapo mojado para apagar el fuego en estos casos. Asimismo, si cocinas con gas, cerciórate de que tu aparato no contiene ninguna fuga.

 

Prevención y actuación ante incendios domésticos

Toda precaución es poca, por eso, además de todas estas recomendaciones, te aconsejamos que:

  • Planifiques una forma de escapar del fuego dentro de tu casa y practícala con tu familia al menos 2 veces al año.
  • Instala alarmas de humo en cada planta de tu casa – incluido el sótano- y comprueba sus pilas o carga cada mes.
  • Duerme con la puerta cerrada.
  • Considera la instalación de rociadores en tu hogar.
  • Si el fuego es un hechogatea o arrástrate por debajo del humo hasta la salida: si el humo bloquea la puerta o la primera vía de escape, usa la vía secundaria.
Resultado de un fuego originado en la cocina